cabezal1.jpg

“Coger cosas de otra gente y hacerlas pasar como tuyas sin citar las fuentes no es plagio (…) Plagio es cuando le pillas manía a la gente que no es de tu país”

-Joaquín Reyes, humorista español, imitando a Enrique Bunbury

 

(Aquí la segunda parte)

I. Yaya de Lara: omisión, homenaje, apropiación, premio…

El 11 de octubre circuló por Facebook una especie de invitación -difícil saber si oficial, aunque con el logotipo del Salón de Octubre- con la imagen de la obra “Deja vú”, cuya autoría, hasta ese momento, se le acreditaba a la pintora Karla de Lara. En Twitter, la misma obra era anunciada, a través de un tuit de la cuenta @ARTNOWMexico como ganadora del Salón de Octubre 2013: “Karla de lara 1er lugar en el salon de  Octubre de Guadalajara #YesYesYes”. Como es del dominio público, aunque los medios extrañamente no dieron nota de ello, al menos hasta el día 14, por la noche del mismo 11 se inauguró la exposición del premio en cuestión.

Pasando por alto la acostumbrada desorganización (la más molesta: que los autores no se enteran si su obra es seleccionada sino hasta que ellos mismos lo constatan visitando las salas) asistí, como quien no quiere la cosa, a revisitar una muestra de arte que el año pasado me había decepcionado, no tanto por el valor artístico de las obras, como por la museografía, que en esa ocasión resultó digna de la sección de abarrotes de un Soriana.

En la primera sala, en el muro que el sentido común nos indica que es el principal (frente a la entrada, lo distingue un rojo que sobresale entre los otros muros blancos), y ahí donde el año pasado fue puesta la obra ganadora, se encontraba el cuadro de De Lara. Con el antecedente de la invitación, el tuit de la cuenta @ARTNOWMexico y la ubicación de la obra no había dudas: era la ganadora. Bueno, sí había dudas.

De las otras salas pasaré por alto la mediocridad de muchas obras seleccionadas, algunas que son francos ejercicios académicos y otras a las que llamaría “obras de tablita”, porque me parece inevitable confundirlas con esas pinturas que se venden en el centro de la ciudad y muchas de las cuales se hacen, precisamente, sobre tablitas de fibracel. Menos piezas que en años anteriores y más dispares en calidad. Habrá que precisar que también fueron seleccionadas obras cuya calidad no se discute. Pasaré por alto ese detalle para centrarme en la pieza, hasta ese momento, ganadora del Salón de Octubre 2013, y cuya autora, también hasta ese momento, era Karla de Lara.

Pues bien, al final de la exposición, en el último muro de la última sala una sorpresa: la obra ganadora del Salón de Octubre 2013, es la de Ramón Padilla Padilla y no la de Karla de Lara. A la fecha los medios tampoco registran al autor ganador ni su obra, para enterarse las opciones son: ir al Ex Convento del Carmen y constatarlo directamente, o bien visitar la fanpage de Fiestas de Octubre y encontrar un post que menciona, escuetamente, al ganador.

¿Qué pasó, entonces? Ni los medios ni los organizadores nos lo han dejado en claro. Lo que vino después es sencillo y es algo que los organizadores pudieron hacer en un día de trabajo. Lo que vino después fue el descubrimiento de que la obra “Deja vú” era una copia fiel de otra de la autora china Yan Yaya (Shaanxi, 1985)

¿Cómo fue posible dar con la picardía? Es sencillo, tan sencillo que los organizadores tienen muy poco margen de excusa: tomando la invitación que la propia Karla de Lara publicara en su muro de Facebook la subimos en el motor de búsqueda de imágenes de Google. El buscador lo que hace es buscar imágenes similares a la que le indicamos, ya sea que subamos un archivo o que le indiquemos la dirección web en donde se encuentra la imagen. Toda la magia posterior la hace Google en un proceso que no nos lleva más de 10 segundos: ahí estaba, la misma imagen, trazo a trazo, idénticas, como gotas de agua, gemelas. Y como sucede con las gemelas: una es la buena y otra la mala. Idénticas, con una sola diferencia: la firma.

 

II. Pierre Menard, autor del “Deja vú” de Karla de Lara

Pues bien, a estas alturas parece que ya no era tan difícil descubrir que la obra de De Lara era idéntica a la de Yan Yaya, y entonces, la primera,  editó el estado de su post en Facebook: su mensaje pasó de no indicar nada sobre la obra de Yaya a indicar que se trataba de un “homenaje” agregando que se trataba de “Arte Pop Hiper-realista” (sic). Un minuto más tarde editó: “Hiperrealista” para, finalmente y en una tercera edición, convertir el “homenaje” en una “Apropiación de obra”. Originalmente omitida, la copia de De Lara es pues, según sus propias palabras, un homenaje y una apropiación. El “Deja vú” había dejado de ser una sospecha, estaba ahí como una claridad y no como una sombra inconsciente, como una maquila y no como una obra de arte. El título sugiere tanto como una escena de alcoba enmarcada en el “¡no es lo que parece!”. Y si se quiere hacer un chiste sobre chinos que maquilan obras de arte aquí hay material para los cómicos. Bienvenidos sean.

Borges, en su cuento “Pierre Menard, autor del Quijote”, aborda la historia de un supuesto co-autor del Quijote de Cervantes, cuya ambición “era producir unas páginas que coincidieran ­palabra por palabra y línea por línea­ con las de Miguel de Cervantes”. Hilarante por la manera de justificar un plagio letra a letra, Borges parece inaugurar un nuevo género literario (no muy lejano de la realidad) del cual Menard es precursor ya muy refinado. Cito:

“Es una revelación cotejar el Don Quijote de Menard con el de Cervantes. Éste, por ejemplo, escribió (Don Quijote, primera parte, noveno capítulo):

        … la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.

Redactada en el siglo diecisiete, redactada por el “ingenio lego” Cervantes, esa enumeración es un mero elogio retórico de la historia. Menard, en cambio, escribe:

        … la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.

La historia, madre de la verdad; la idea es asombrosa. Menard, contemporáneo de William James, no define la historia como una indagación de la realidad sino como su origen. La verdad histórica, para él, no es lo que sucedió; es lo que juzgamos que sucedió.”

A diferencia del texto legitimador de Borges, dándole un sentido distinto a las mismas palabras que Menard copia a Cervantes, la copia, trazo a trazo, que De Lara hace al cuadro de Yan Yaya no parece que debiera causarnos una mínima gracia.

Dice Rafael Lemus sobre  “Los detectives Salvajes” de Bolaño:

“…no escriben versos porque para ellos ya no tiene demasiado sentido hacerlo: se han escrito muchos, algunos muy buenos, otros geniales, y ya es suficiente trabajo leerlos; es tan robusta la tradición que es difícil agregarle otra cosa que ripios (…) A estas alturas ya no es necesario escribir poesía para incidir en la poesía: basta con apropiarse de la obra de los otros, intervenirla, traducirla, antologarla, reeditarla, reventarla, resignificarla.”

Claro: estamos frente a casos distintos. Lo que en Borges es una hilarante historia sobre el plagio y en Bolaño es creación pura sobre el tema, en la copia del “Deja vú” de Karla de Lara es plagio vil.

Estamos frente a algo tan evidente como justificable: ¿se trata de una simple omisión en el contexto de un arte pastiche o se trata de un plagio artero? Sea la respuesta que sea, queda claro que los lenguajes del arte son tan dinámicos que las copias, letra a letra o trazo a trazo, son imperdonables, más si se trata de artistas con la experiencia que Karla de Lara nos muestra en su sitio web. La creación contemporánea es una mixtura, un pastiche, una idea liminar entre lenguajes; hace guiños entre obras, autores, épocas, hace referencias, intertextos… pero ¿una reproducción? El mercado derivativo del arte aplaude su llegada al Salón de Octubre y lo hace con el silencio de los organizadores que no se han preocupado por transparentar lo sucedido con la obra de Yaya-De Lara.

 

III. Homenajes y deudas

¿Cuál es la distancia entre un “homenaje” y una copia fiel del original sin que, además, éste sea citado? Supongo que mucha, en distancia y en dignidad. Como en el ficticio caso de Menard y Cervantes, lo de De Lara y Yan Yaya nos pone de frente a un universo de nuevos lenguajes para el arte, sobre los cuales nuestras instituciones y artistas podrían, ya mismo, tomar nota para futuros concursos y becas. Entre otros propongo:

a) Una copia fiel de “Rayuela” cuyo título sea “Homenaje a Cortázar” y a la cual, como un plus, un extra, un valor único, le sea agregado un prólogo hecho a base de copy & paste desde la Wikipedia.

b) Una antología de jóvenes poetas escribiendo los poemas de sus poetas muertos favoritos; los poetas, que son jóvenes y se les hace fácil, colaborarían con poemas de Neruda, Parra, Huerta, Huidobro… lo más dramáticos podrían agregar poemas de Vallejo. Y todos firmarían con sus propios nombres los poemas de los poetas muertos.

c) Una muestra de cuadros tipo “Homenaje a Yaya” instalada en el tianguis dominical de Tonalá; al final, los pintores intercambiarían firmas sobre sus cuadros, de tal suerte que las copias serían firmadas, incluso, por un pintor distinto al que puso su mano primigenia sobre el lienzo. Luego, un bello texto curatorial justificaría como arte pop-hipster-realista-postmoderno esta mixtura de autorías, festejando todos los sedimentos de sentido que el manoseo artístico provocaría en las obras, aumentando su valor en el mercado y causando neuralgia a más de alguno que intentara entenderlas. Jóvenes empresarios podrían ver en este acto de rebeldía intelectual la oportunidad de emprender simi-museos al alcance de todos.

d) Por último, propongo que las universidades mexicanas, tan chatas en el tema de la modernidad, actualicen sus modalidades de titulación y acepten, de una vez por todas, las tesis cuya fuente sea rincondelvago.com, que como sabemos de todos modos son aceptadas, pero es laborioso borrar algunas huellas que el portal deja entre los textos.

***

El Salón de Octubre tiene serios problemas de credibilidad, y no es raro que este tipo de sorpresas se repitan año con año y que, también año con año, sean incapaces de encontrar procedimientos que minimicen estas prácticas, por ejemplo: una búsqueda en internet con el procedimiento ya descrito, e incluso una carta donde los autores acepten la originalidad de sus obras.  En el caso de este año lo sano sería que sus responsables enfrentaran con transparencia lo que pasó. Nada ofrece más confianza en las organizaciones -públicas, privadas, loquesea- que tomar el toro por los cuernos cuando de resolver un problema público se trata. Y eso se hace rápido o el descrédito se vuelve imposible de revertir. No es posible saber sino en los entretelones de la misma organización si los involucrados en la selección se dieron cuenta de la “picardía” de la autora en cuestión. Y si se dieron cuenta resulta más complicado saber si lo hicieron con el tiempo justo para hacerle frente a la situación. Lo cierto es que no actuaron, no retiraron la obra, ni aclararon los hechos; si lo dijeron en el discurso inaugural no nos enteramos (y si lo dijeron poco o nada importa, porque la obra siguió expuesta y no se hizo ningún pronunciamiento público): a la fecha (14 de octubre, 15 de octubre, 16 de octubre) es casi nada lo que los medios reportan al respecto, y del tema Yaya-De Lara, nada, como si no hubiera existido un acto que ya es tradicional en Guadalajara o como si de alguna parte una mano meciera la cuna del silencio para evitar a toda costa la delación de la trampa.

(Aquí la segunda parte)

-Háblame del Mundo

 

Karla de lara - Yan Yaya

Celebrando

Celebrando

 

El post editado. Nótese algo fundamental: la hora y la fecha. Cualquiera que ha participado en el Salón de Octubre saber que la desorganización impide que, siquiera un segundo antes de su apertura, los participantes puedan saber si su obra ha sido seleccionada; Karla de Lara se sabía ganadora desde las 10:58 am, al menos nueve horas antes de la inauguración ¿Otra casualidad que los organizadores no han querido explicarnos?

posteditado

____

Notas:

Aquí puede verse la obra de Karla Lara:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=596012557124730&set=p.596012557124730&type=1&theater

Aquí la obra original de Yan Yaya:

http://cuadernoderetazos.wordpress.com/pintura/yan-yaya